Yonkeelap y el más bajo denominador

Acerca de los llamados Bazares virtuales

Primero fue una amiga quién me comentó, “véndelo en Yonquilab”. Así lo escuché. Luego un compañero del trabajo hablaba del Yonque. Finalmente fui testigo, se escribe Yonkeelap, sabrá Dios como se pronuncie o qué signifique y es un mercado de pulgas virtual en el que principalmente participa gente de Aguascalientes. Dicen que el administrador cobra 150 pesos por destacar una publicación, inversión que se supone reditúa porque en teoría el objeto se venderá más rápido.

¿Lo raro de todo esto? Yonkeelap está montado sobre Facebook y en contra de los términos del servicio, ya que el sistema efectúa que está prohibido usar las publicaciones como plataforma de venta directa, solamente es válido como promoción. Una vez más la comunidad se pasa las reglas por el arco del triunfo. Lo peor/mejor es que ha surgido una moda de usares bazares virtuales en  la plataforma de grupos de Facebook. Bazar Aguascalientes (y diez “bazares” más) , Locomercio, Compro y Vendo en Aguascalientes, Mercado Libre Aguascalientes. Sobran. Hasta existen para ropa de bebé o videojuegos.  Como si la palabra trueque o bazar fuera un vacío legal. Raro.

Tampoco son la gran maravilla. Una persona que conozco busca vender un PlayStation Vita y siempre pasa lo mismo: un usuario con avatar tipo cholo (lo siento, @aldan) pregunta acerca del costo, responde el vendedor, el usuario dice que está muy caro, otra persona afirma que pasará por el objeto y finalmente nunca se concreta la venta. Por cierto, ¿qué onda con el secretismo acerca de los precios? Ya sé que en México, el grueso de la gente se cree LA GRAN VENDEDORA, pero la verdad no tiene nada de malo publicar el precio de una vez. Digo lo de LA GRAN VENDEDORA porque el mexicano es muy dado a regatear o creer que se va a chingar 100 pesos del prójimo gracias a su astucia en ventas.

Una anécdota lateral es acerca de una persona cercana a mí que abrió un negocio sobre una página de Facebook. Aunque soy crítico del mal uso de la plataforma, respeto el que alguien busque formas originales de ingreso (en este caso su página era un escaparate a un local y servicio).  Total que vendedores rivales, también en Facebook, se la hicieron de emoción a mi amistad al grado de mandar un mensaje falso y acusarla de “cortar el cómo nos ganamos el pan, no se vale que entres a vender lo mismo”. La gente está MUY loca.

Otro caso digno de mencionar son los imbéciles de que venden animales vivos en este grupo o aquellos que se exponen al vender su auto de manera tan pública y con tantos datos personales alrededor. Ni que decir de cómo se exhibe el denominador más bajo del aguascalentense con los insultos, ofensas y ortografía. O los casos tan obvios de defraudadores que abren perfiles con fotos de mujeres vulgares, con el fin de agregar mucha gente para robar sus datos (o convertirse en fanpages con muchos usuarios).

@masterq | paco@bocadillo.mx